IDEARIO

Nuestra comunidad educativa

  • EL ALUMNO es el centro y sujeto principal de nuestra acción educativa. El objetivo es su formación integral. Según su edad y grado de madurez fomentamos su implicación en la vida, actividades y órganos de participación del Centro.
  • EL PROFESORADO, y en particular los tutores. Desempeñan una función de gran influencia educativa. De ahí se derivan exigencias de profesionalidad, competencia académica e identificación con nuestro ideario, así como su capacidad para transmitirlo.
  • LOS PADRES son los primeros y principales responsables de la educación de sus hijos. Esperamos de ellos una buena actitud de colaboración.
  • EL PERSONAL DE ADMINISTRACIÓN Y SERVICIOS colabora de manera solidaria en la marcha de nuestro Centro.
  • EL ARZOBISPADO DE VALENCIA, entidad titular de este Centro, tiene la misión de garantizar la fidelidad al Ideario. Nombra al director Titular y éste responde ante él de su gestión.

Nuestro modelo de escuela

  • ABIERTA a todos los grupos sociales.  
  • COMPRENSIVA con todas las situaciones personales.
  • Dispuesta siempre al DIÁLOGO y la COLABORACIÓN con otras instituciones educativas y cualquier entidad que busque una mejora del hombre desde la educación.
  • PARTICIPATIVA. Porque toda la Comunidad Educativa tiene un mismo objetivo: llevar a cabo nuestro Proyecto Educativo.   
  • EFICAZ. A través del Reglamento de Régimen Interior que regula el funcionamiento de Centro y garantiza la adecuada organización de todos los estamentos y personas que intervienen en la acción educativa.
  • DE CALIDAD a través de la investigación y actualización permanente, tanto científica como pedagógica.

Identidad cristiana

El Ideario del Centro «LA ANUNCIACIÓN» está inspirado en el Evangelio y en la doctrina de la Iglesia (documentos del Concilio Vaticano II y de los obispos).

El punto de partida es la concepción de la persona: «El hombre, creado a imagen y semejanza de Dios, está llamado a lograr su realización personal en la comunidad en la que vive, buscando la transformación del mundo en orden a la utopía cristiana: el modelo de este proceso y de su plenitud es Jesús de Nazaret».

Forman parte de nuestros valores:

  1. La dignidad y la igualdad así como la diferenciación que a cada uno le hace ser único.
  2. La valoración y estimación de uno mismo y el respeto al otro.
  3. La libertad y la responsabilidad.
  4. La comunidad como lugar donde acontece la realización personal. Se relaciona con la naturaleza de la que está llamado a ser «señor», con los demás hombres, expresión de la fraternidad cristiana, con Dios como Padre.
  5. El amor, la estima y el cuidado de la naturaleza, así como la solidaridad, la colaboración y el diálogo con los demás, y la actitud de servicio, de gratuidad y de apertura a la trascendencia.
  6. La misión del hombre como sujeto de la Historia.
  7. La formación de los alumnos con espíritu crítico, como sujetos activos, sensibles frente a toda injusticia y marginación así como en la búsqueda de la justicia, la verdad, la bondad y la paz.

 

Para favorecer la coherencia entre la fe y el conjunto de saberes, valores y actitudes, enseñamos la RELIGIÓN CATÓLICA, tanto en aspectos teóricos como en los prácticos, destacando el calendario litúrgico mediante celebraciones, tiempos de oración,…

La relación que se establece con nuestros alumnos, las respuestas y explicaciones en referencia al mundo y la sociedad, tanto desde el resto de las áreas, como desde la acción tutorial, se ofertan desde NUESTRA CONCEPCIÓN CRISTIANA DE LA VIDA.

¿Qué pretendemos?

  • El C.E.I. La Anunciación quiere ser ante todo una Comunidad Humana en la que niños y jóvenes de origen y condición diferentes puedan educarse unos junto a otros en la comprensión y ayuda mutua.
  • Aceptando plenamente los valores que hacen posible una sociedad más justa y más humana en un clima de apertura.
  • Que este Ideario sea conocido y aceptado por nuestra Comunidad Educativa:
    • Por el Profesorado y Personal de Administración y Servicios.
    • Por las Familias cuya primera e intransferible obligación es la educación